Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en AboutMeWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en AdsenseWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en AdvWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en ETTabbedWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en EtTopAuthorsWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en EtRecentFromWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en ETCenteredAdWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en EtRecentVideosWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766
Mi campo de Juego | Pasto Ilustrado

Mi campo de Juego

fin...

Ilustración: Victor Ortega

Por: JOTA

Comenzó el viaje, en cierto modo, hacia algo que era un desafío, un tanto incierto, porque no sabía qué iba a ocurrir; era algo que no se tenía muy claro y que, aún hoy, cuando se siente ya todo un proceso que se ha llevado a cabo, se comienza a enfrentar, debatir y reflexionar en torno a lo que se es, se piensa, se ve, dónde se está y para dónde se va; la persona que inició el viaje se va dando cuenta cómo ese sin fin de cosas la ayudan a observar, desde otra perspectiva, la postura frente a cómo se ve en el proceso que ha vivido y vive para formarse como una persona y un profesional.

Para intentar ser un poco más clara, se quiso dividir en tres fases lo que se había experimentado en la Universidad, desde la formación como diseñadora gráfica, que  se ha denominado: el pasabocas, la entrada y, por último, el plato fuerte. Se señala el pasabocas como algo pequeño y tentador; esta etapa fue muy corta, pero así comenzó todo este viaje. En este punto, se estaba en la banca, esperando jugar, pero se veían las cosas desde fuera del campo de juego; se quería conocer la boca del lobo hasta donde iba a entrar, sin tener muy claro para dónde se quería ir, pero con el empeño en emprender ese camino; en ese tiempo, con una idea algo errónea, se había tratado de asumir el desafío y se lo asumió; en forma personal, se entendían las cosas que se habían incluido en el plato pero, a decir verdad, no se lo entendía muy bien, era un poco extraño de explicar pero parecía algo tentador lo que se ofrecía.

Al poner los pies sobre la línea de partida, comenzó la segunda fase: la entrada, que s entiende como el probar un sin fin de cosas que comienzan a abrir mucho más el apetito. Ya se estaba dentro del juego, pero no se conocía muy bien las fichas que se podían mover y con las que se podía jugar; en este punto, se ha tomado el vehículo que habría de llevar a vivir un proceso en el que se debían realizar pequeñas paradas, y en cada estación se tanteaba, se entendía, se aprendía y se experimentaba con las posibles fichas que permitirían jugar, y, dentro de ese juego, no sólo las fichas representaban un papel primordial, sino, al mismo tiempo, se comenzaron a vivenciar otros factores que desempeñaban roles importantes; fue el hecho de conocer el campo de juego, los otros jugadores y el director técnico de cada equipo en el que se iba a jugar. Esos factores hacían muy enriquecedor el proceso, bastante enriquecedor, se diría, ya que no sólo hacían crecer y ver en qué nivel se estaba como jugador, sino adelantar y comenzar a pensar en otras estrategias que se utilizarían en el siguiente juego, cómo se moverían las fichas; sin duda, este era un espacio para estar en un constante aprendizaje y en un proceso de retroalimentación.

En conjunto, estas entradas han llevado a descubrir, en la última fase, el plato fuerte, que, no por ser lo último, se refiere a que se ha terminado el viaje, pues el proceso no ha culminado, es una apertura hacia muchos otros que seguramente vendrán. Se suscribe el dicho popular, “barriga llena, corazón contento” y ahí está el punto: la barriga debe ser muy difícil de llenar, poco conformista, curiosa, inquieta, pues si bien se piensa que el campo de juego o la mesa es el lugar donde se encuentra una gran variedad de platos, si ya se han probado muchos, sin lugar a dudas habrá muchos más que probar.

No quedarse fuera de juego, estar siempre en un constante aprendizaje, al saber utilizar bien las fichas, ser analítico, crítico y propositivo acerca de cómo se ve el campo de la acción, porque allí siempre se enfrenta un mundo cambiante, un espacio que no da espera y que siempre está en constante transformación; saber danzar al ritmo del compás, pero observar y analizar, reflexionar y preguntarse todo acerca de ese compás, y no solo el compás sino todo lo que lo rodea; comprometerse, si ya se está en el juego, en verdad incluirse y participar, porque se sabe que como se juega, se encaja en diversos juegos, no sólo del propio campo; esta es la riqueza, porque se ve que como jugador que se es, con similar formación, no se constituye un modelo rígido e inflexible, no es algo que se sabe que debe ser así, que debe tener un principio, un nudo y un fin; antes es la forma como cada uno quiere contar su historia o analizar la historia de los demás; si comienza con un nudo, pues que sea así; se sabe, o se cree que se sabe, hasta dónde se quiere llegar.

Al ser así las cosas, ahora sí, a jugar, a mover las fichas, a reunir a los jugadores, a  perder, retomar, pasar de lo lineal a lo circular, ganar y, finalmente, volver a comenzar.

 Alguien que fue (y de alguna manera sigue siendo) una estudiante (de diseño).

 

Author: Pasto Ilustrado

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *