Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en AboutMeWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en AdsenseWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en AdvWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en ETTabbedWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en EtTopAuthorsWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en EtRecentFromWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en ETCenteredAdWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en EtRecentVideosWidget está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /home/pastoilustrado/pastoilustrado.com/wp-includes/functions.php on line 3766
¡Somos de acá, del SUR! | Pasto Ilustrado

¡Somos de acá, del SUR!

Captura de pantalla 2013-07-27 a la(s) 20.36.28

 

Ilustración: Joanna Jiménez

 

Por: Nathalia Jurado Rosero

@Natrioshka

 

 

No conocerán su bandera, tampoco su escudo, mucho menos su himno. Tampoco sabrán que este lugar fue fundado el 2 de noviembre de 1675, ni quién lo fundó. Tendrán conocimiento alguno sobre qué es un valle, pero no conocerán el Valle de Aburrá. Tendrán cercanía con algunas montañas, pero las de su tierra, que vienen entrelazadas por toda la extensión de nuestro país. Esas montañas, señores, tienen nombre: Cordillera de los Andes.

En ese Departamento, en el que, si acaso sabrán cómo se llama, existen más municipios. Entre ellos, obviamente, su capital. La ciudad por la que ustedes sacan pecho. Sabrán que esa metrópoli (donde se ven como hijos adoptivos) limita al norte con Bello, Copacabana y San Jerónimo. Al sur con Envigado e Itagüí. Hacia el oriente con Rionegro y al occidente con Angélopolis y Ebéjico. ¡Alto!, ¿Angélopolis?; pero si, probablemente, no han llegado hasta Popayán, ¿cómo pretender que sepan qué “cosa” podría tener un nombre tan extraño? Pero, sigamos.

De pronto se confundirán porque a esa ciudad la catalogan como una ciudad verde por naturaleza y acá, en el sur, vivimos en una tierra donde el verde es de todos los colores. Conocerán sus calles, sus medios de transporte. Seguramente ya se han subido al Metro, también al Metrocable. Conocerán todas las bibliotecas, los sitios turísticos, los museos y demás lugares que tiene su “ciudad”. Los Parques Biblioteca, los famosos complejos urbanísticos formados por edificaciones de arquitectura moderna, los habrán recorrido un millar de ocasiones. El edificio del Antiguo Ferrocarril de Antioquia, declarado monumento nacional, tendrá para ustedes un valor histórico irrefutable. Ni mencionarles el Palacio Nacional, porque puedo hacer erizar su piel. El Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe, será como su tercer hogar (el segundo es su amado Atanasio). Y, bueno, hablando de Rafael Uribe Uribe, ¿si saben quién fue él? Creo que mi pregunta sobra.

 

Evidentemente, el Palacio de Bellas Artes lo visitarán cada ocho días (u horas). Y, claro, el Edificio Coltejer, así como lo denominan emblema de la ciudad e icono arquitectónico (motivo de orgullo paisa); sin lugar a dudas, será de mucho más orgullo para ustedes. Todos los días, mañana, tarde y noche, deben contagiarse con las melodías de las diferentes agrupaciones antioqueñas que se presentan en la Casa de la Música, ubicada en el Parque de los Deseos, Parque al que seguramente visitaron, sagradamente, todos los días para pedir que su equipo, el “Rey de copas”, vuelva a ser campeón.

 

Conocerán todos sus museos. El Museo de Arte Moderno, por ejemplo, hará parte inapelable de la programación que anotan en su agenda acerca de los lugares o sitios para visitar. En el Planetario de Medellín ‘Jesús Emilio Ramírez’, por supuesto, ya han de haber aprendido, en primera medida, quién es Jesús Emilio Ramírez. La Plaza de Cisneros, el Parque Lleras, el Jardín Botánico, la Plaza Botero, el Aeroparque Juan Pablo II y, ¿cómo no?, el Parque de los Pies Descalzos, deben ser sus lugares predilectos de visita en familia, en pareja, solos o, ¿por qué no?, con sus “amigos”. ¡Qué digo!, amigos… ¡hermanos paisas!, hinchas de corazón, también, de su mismo equipo.

 

De ese equipo, el que usted, “paisano”, lleva en el corazón. El equipo de su tierra, el de sus ancestros, el que lleva en su sangre, el de su vida entera. Y, por supuesto, ¿para qué mover sus entrañas hablándoles sobre el Estadio Atanasio Girardot (anteriormente catalogado como su segundo hogar), si nosotros sabemos que a este lugar sagrado deben asistir domingo a domingo a alentar a su onceno? Se sentirán orgullosos de que este sitio sea el principal campo deportivo de su querida Medellín. Seguramente a su equipo del alma lo han alentado en cuanta copa se les atraviesa: Copa Libertadores, Suramericana, Interamericana, Merconorte, Liga “Postobón”, es decir, liga de ellos mismos. En fin, ¿cómo hablarles de éste, sí, su excelentísimo segundo hogar?

 

No quiero aburrirlos más, porque quisiera pedirles que sean ustedes los que me hagan conocer su ciudad, su región, su tierra. La noche del miércoles 17 de julio, se hicieron sentir con mucho fervor en nuestras calles, no las de ustedes. Gritaron, festejaron, bailaron, tomaron, gozaron. Esa noche Pasto, mi ciudad, se llenó de hinchas adoptivos. Los felicito, tienen un sentido de pertenencia envidiable.

 

Se olvidaron de quién los vio nacer. Se olvidaron de que nuestra bandera es tricolor. Se olvidaron de que nuestro escudo lleva un lema: “Muy Noble y Muy Leal Ciudad de San Juan de Pasto”. ¿Leal?, ¿ustedes si saben qué significa esa palabra? Se olvidaron de que nuestra región es la Andina, no la Central. Que el 24 de junio de cada año cumplimos años. Se olvidaron de que nos conocen como pastusos, a veces como pastenses. No tienen la menor idea sobre cuáles son sus raíces. Ese acento, el pastuso, no el paisa, es el que nació con ustedes, conmigo, con todos. Sí, con todos, los hijos del volcán, el Volcán Galeras: el “Urcunina”.

 

Es aquí donde aprendieron a jugar canicas, cucunubá, chaza. A dominar la coca (la de madera), a apostar con una pirinola y a darle de comer al sapo. Se olvidaron de que los domingos salen a pasear para tomar helados de paila, mientras se marean viendo cómo da vueltas la paila. Y si no quieren los de paila, recuerden los “muy famosos” chupones del Juanito; esos que encuentran en el Parque de Nariño. El mismo parque que, el pasado miércoles, llenaron hasta reventar para celebrar el campeonato de un equipo que no es el suyo. Quiero, entonces, que se imaginen a un paisa, un rolo, un caleño, un costeño, con una camiseta del Deportivo Pasto. ¡Se verían ridículos!, así mismo como los vemos a ustedes.

 

Ustedes, mis queridos paisanos, son de estas tierras de clima frío, de sol picante, de viento helado. Al igual que yo, pertenecen a este Valle de Atriz, a esta Tierra Grande. A esta planicie encantadora que acoge a una de las poblaciones más antiguas de Colombia: San Juan de Pasto, la “Ciudad Sorpresa”. Somos de acá, del sur. Tierra humilde, donde nuestros cachetes, pintados de rojo, sólo combinan con nuestra bandera, con nuestra camiseta, con nuestra sangre.

 

Si señores, ésta es su tierra. Tímidamente hermosa, pero llena de lugares mágicos y tesoros escondidos. Aquí nació, en este sur. No en el norte, donde ni siquiera saben que existimos, o lo saben pero, tal vez, se hacen los locos. Lo invito a que empiece por respetar sus raíces, conocer su pasado y valorar su presente. De esta manera, le puedo asegurar que el día en que logre entender qué significa tener identidad, logrará salir por el mundo, conocerlo y recorrerlo, gritando a los cuatro vientos lo orgulloso que se siente de ser pastuso, de ser nariñense.

 

 

Author: Pasto Ilustrado

Share This Post On

8 Comments

  1. Sea esta la oportunidad para felicitar a Natalia Jurado, una mujer, mujer Pastusa Orgullosa como muchos de la ciudad Sorpresa de Colombia una hija digna de Agustín Agualongo, siempre defendiendo nuestra idiosincrasia, mujer que espero algún día conocer y dialogar acompañados de un buen hervido. Gracias por este artículo, estas palabras, este tipo de expresiones que nos recuerdan quienes somos y lo que debemos proteger! Dios te pague Nata, sigue escribiendo para nuestra ciudad.

    Post a Reply
  2. Es notable que una persona reconozca sus raíces como Natalia, sin embargo como Ipialeño es difícil que en otra parte acepten este tipo de sentimientos, empezando porque despues de 200 falsos años de independencia nos siguen tratando de brutos a los “Nariñenses” y peor aun generalizándonos como pastusos cuando en realidad apesar de compartir raíces son regiones diferentes y más aún porque personalmente he tratado de ilustrar sobre la historia de Agustín Agualongo y de las masacres de nuestro amado libertador don Simón Bolívar, pero la gente no entiende ni jamás entenderá.

    Estos hechos llevan a que personas como yo .. tengan que mimetizarse en un ambiente ajeno, en un ambiente al que realmente no pertenecemos pero que por pura supervivencia nos llevan a tomar diferentes actitudes.

    Sin embargo, muchos de los nariñenses y me excluyo… creen que después de Cali todo es mejor cuando en realidad la historia nos ha demostrado que no es así, parajes históricos y mágicos como mencionas solamente se pueden encontrar en Nariño.

    Ahora bien, quizás estos sentimientos encontrados han llevado a que exista egoísmo y falta de valoración de nuestras costumbres, y de nuestra gente misma, lo cual hace que tengamos que emigrar a otras tierras en búsqueda de aquel aprecio que no pudimos encontrar. Sí, lo sé es una clase de resentimiento pero al mismo tiempo es falta de entendimiento por parte de los Colombianos y por parte de nosotros los Nariñenses.

    Post a Reply
  3. Cada palabra escrita y hecha vida al leerla tiene un efecto que enorgullece aún más este corazón pastuso. No hay mayor júbilo que el que siente el alma al entonar nuestro himno, esa alegría que va “desde el mar hasta el Galeras”. No hay más palabras para mi tierra, simplemente soy feliz por vivir en ella, ojalá la vida me permita envejecer en la tierra de mis amores. Felicitaciones a Nathalia Jurado, sencillamenteespectacular.

    Post a Reply
    • Mil gracias por sus comentarios. Son eternamente enriquecedores. Bendiciones a todos.

      Post a Reply
  4. Natalia:
    Me alegra leer lo que sientes y que lo expreses de esa manera tan visceral y contagiosa. La sintesis que esbozas de nuestras raices es el ego que alimenta nuestro espiritu, las costumbres, la calidez y sobre todo la integracion familiar, aunado todo con nuestro Deportivo Pasto, el galeras, el cuy, las tortillas, las iglesias, los chupones del juanito, los carnavales, la música y todo lo valioso que significa ser del sur, porque desde la distancia se admira y se añora todo lo que somos. Felicitaciones

    Saludos

    JAIME EDUARDO CHAVES

    Post a Reply
  5. maravillosa ¡ eres de las personas que hacen llenar de orgullo y nostalgia a todos¡

    Post a Reply
  6. Felicitaciones Natalia por el escrito tan bello, creo que es hora de que nosotros no sintamos verguenza por nuestras raices, pues asi como en esa epoca en la que no queriamos la independencia; somos muy inteligentes, incluso muchas veces superamos a personas de otras ciudades de Colombia, en todas partes hemos sido reconocidos los Pastusos por ser personas dedicadas, trabajadoras, inteligentes, a pesar de las burlas incomodas por nuestro dialecto y esto lo llevamos en la sangre, sangre de guerreros, de luchadores.
    todos debemos unirnos para que no nos sigan llamando TONTOS porque NO LO SOMOS DE NINGUNA MANERA, no dejemos que NOS DISCRIMINEN Y QUE NOS FALTEN AL RESPETO, somos descendientes de Agualongo y todas esas mujeres luchadoras de la epoca, quisiera que por favor Natalia coloques tu escrito en un blog que hice ya hace tiempo llamado por la dignidad y el respeto de los Pastusos y Nariñenses, así lo encuentras en google y por favor compartelo a tus amigos y conocidos para que nos unamos por esta causa… basta ya de burlas, basta de humillaciones públicas, defendamos lo nuestro, creamos en lo nuestro y apoyemos lo nuestro.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *